Cómo hablar con tu jefe sin miedo

Cómo hablar con tu jefe sin miedo

1. Comunicación con la persona afectada.
Si le preocupa algo, lo mejor es hablarlo abiertamente con su supervisor. Explique sus preocupaciones, hágalas saber y téngalas en cuenta. Cuanto mejor sea la comunicación, mejor será la relación entre ambos.

2. No critiques a sus espaldas
Si hablas mal de tu jefe a otros compañeros, no tendrá un efecto positivo. Al contrario, tus observaciones pueden caer en saco roto entre ellos y crear un ambiente tenso de desconfianza general. Habla primero con tu jefe y, si aun así quieres desquitarte con él, búscate a alguien fuera del trabajo. Esto puede ayudarle a evitar futuros problemas.

3. tener en cuenta sus sugerencias
Un buen jefe quiere que su equipo esté formado por profesionales cualificados dispuestos a apostar por nuevas ideas. Tu jefe estará contento si no estás de acuerdo con lo que dice y tienes un punto de vista diferente. Pero siempre con respeto.

4. admitir los errores.
En el trabajo hay muchos momentos en los que uno pierde los nervios por el estrés o por determinadas circunstancias. Esto le puede pasar a cualquiera. Lo importante es saber corregirlo a tiempo y, si es necesario, pedir disculpas a tu superior por tu comportamiento.

5. Intenta comprender.
El puesto de directivo de una empresa no es tan sencillo como podemos pensar. En sus decisiones intervienen muchos factores y no todos están bajo su control. Intenta ponerte en su lugar y comprender su posición.

Quizás te interesa:Que es un pop upQue es un pop up

6. Sea proactivo
Tu jefe escuchará todas tus sugerencias para que tu empresa tenga éxito. Demuestre que está implicado en el trabajo y que siente que pertenece a la empresa, y la relación se estrechará. Podrán contar con usted cuando lo necesiten.

7. evitar conflictos
Hay varias formas de mostrar que estás disgustado por una situación o que no estás de acuerdo con una decisión concreta. Evita crear drama cuando surjan problemas en el trabajo. Si puedes controlar la situación y comunicarte con calma, tu jefe te verá como una persona madura y responsable.

8. Encontrar el momento adecuado
Debes aprender a reconocer cuándo es el momento adecuado para hablar con tu jefe. Observa el día y llama siempre a su puerta a tiempo. Tendrás una relación más estable si no sólo le interrumpes sino que incluso pides verle.

9. Ante todo: respeto
Aunque creas que la relación es buena, siempre se puede mejorar. Si tienes confianza en tu compañero, puedes utilizar vocabulario cotidiano o relajarte. Considéralos ante todo tu jefe. Háblales con respeto y aprende de sus conocimientos. Tenga cuidado de no cruzar la línea que separa la vida personal de la profesional.

10. mostrar confianza.
Es una cualidad que tu jefe reconocerá de inmediato. Si tus palabras son convincentes y están respaldadas por buenos argumentos, tu jefe sabrá que eres competente y te elegirá en cuanto entres en la oficina.

Quizás te interesa:Que es un coach personalQue es un coach personal

Más información

Vender una idea puede dar miedo. Vender una idea a tu jefe puede dar mucho miedo (y más cuando tienes que hacerlo en público, ¡gluppps!) .

Pero no tiene por qué ser así. Tras haber participado en más de 25 procesos de cambio en 18 sectores distintos durante los últimos 22 años, aquí van mis principales consejos sobre cómo "vender" tu idea y conseguir que la acepten cuando más lo necesitas.

Algunos consejos basados en pruebas empíricas.

Empieza por algo sencillo para ti.

Sí, eso es obvio. Muchos dirán. ¿Has intentado alguna vez convencer a alguien de que tú mismo no crees en algo? Sí, huele, canta, cruje... No importa lo que sea. Y la persona a la que intentas convencer podría darse cuenta fácilmente de tu inseguridad o falta de fe.

Generalmente todo el mundo se da cuenta, pero si no eres bueno fingiendo u ocultando tus sentimientos, es probable que tu jefe sea el primero en darse cuenta. Este artículo es muy útil para los que somos más transparentes.

Para estar realmente convencido, se necesita la trinidad de cabeza, corazón y agallas. Y eso no es poco. Según mi experiencia, si quieres hablar con convicción de algo, especialmente a tu jefe, tienes que investigar constantemente, saber de lo que hablas y estar preparado para responder a cualquier pregunta que te hagan.

Demuestra que tus ideas no son sólo espontáneas. Demuestre que ha considerado muchas opciones y ha elegido la correcta. Explica de forma agresiva por qué te motiva personalmente y te apasiona el trabajo. Recuerde que es mucho más difícil discutir con alguien que no está dispuesto a esforzarse por conseguir algo.

Presentar algo ante su jefe suele ser estresante, y es comprensible que muchas personas se sientan como en un juicio.

De hecho, la mayoría de los líderes no quieren ser sermoneados. Sólo quieren que les proporciones un contexto, que participes en la conversación y que les pidas su opinión.

En los equipos con los que trabajo, practico lo que llamo "liderazgo facilitador". Se trata de algo muy sencillo, pero en realidad es un nombre bastante manido.

  • Pregunta cuál es el marco y el momento adecuados para una conversación de este tipo.
  • Busca información para justificar el comentario.
  • Plantea la cuestión en el momento que te parezca más adecuado para la conversación, por ejemplo.

Y si la conversación no va tan bien como esperabas, sé proactivo y cámbiala. Presta atención a las señales, observa el lenguaje corporal de tu jefe e incluso pregúntale si las ideas de las que hablas son correctas. Puede parecer contradictorio, pero el diálogo abierto y la exploración genuina pueden dar lugar a grandes ideas (incluso con tu jefe).

Es importante que te entusiasme el tema, pero no que estés tan obsesionado con la idea que no tengas en cuenta las opiniones y comentarios de los demás. Puedes mantenerte fiel a tu escrito, pero también escuchar las opiniones de los demás para mejorarlo. Si estás abierto a la retroalimentación, puedes imaginar fuerza y confianza. Esta apertura genera confianza a la hora de poner en práctica su plan.

Cuando "cuentes una historia", asegúrate de que sea personal y genuina. Si te pillan, caes con todo el equipo", dicen.

Algunas de las mejores sugerencias que he visto se basan en resultados clave. Si sólo puedes conseguir que tu jefe se acuerde de tres, o incluso sólo de una, ¿qué tienes que fijar? Empieza por ahí. Llega allí. Remacha las palabras clave que no quieres que olviden.

Recuerde que hasta el comunicador más tranquilo se deja llevar por las emociones. Comprométase con ellos y presénteles sus ideas en relación con los problemas a los que se enfrentan. No se trata sólo de una "venta", sino de una solución que "deben" comprarle.

Por último, sea conciso al contar su "historia". Llévalos a la carretera y deja que se hundan. Los jefes quieren titulares, así que resuma los puntos clave. Y si luego te piden que te explayes. Te lo dirán.

una línea de escritura

La mayoría de los jefes corren frenéticamente a lo largo del día tratando de tenerlo todo hecho, y a menudo no tienen toda la información de fondo antes de entrar en una reunión. Así que no tengas miedo de seguir este sencillo esquema para presentar tus ideas.

  1. La primera es reconocer la necesidad de definir los conceptos básicos para que tu jefe entienda lo que quieres decirle. Piensa en tres preguntas en las que esté pensando (o pueda pensar) tu jefe e intenta responderlas.

- ¿Por qué estamos aquí?

- ¿Qué queremos conseguir?

- ¿Qué papel quieres que desempeñe?

  1. En segundo lugar, explique que los datos son la base para la toma de decisiones y deje tiempo para que le surjan preguntas mientras presenta los datos.
  2. No dejes que las animaciones, los colores y los fuegos artificiales gráficos te distraigan de lo que quieres conseguir con tu mensaje. Ahora es el momento de hacer realidad lo que te has propuesto, no de ganar premios de diseño o de interpretación.

Esperamos que estas recomendaciones y este miniesquema te ayuden en tu próxima entrevista con tu jefe.

Y si tienes alguna duda, siempre puedes preguntarme. Estaré encantado de mantener una conversación individual con usted.

Atentamente.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo hablar con tu jefe sin miedo puedes visitar la categoría General.

Resumen

José

¡Bienvenido a mi humilde blog! Soy José, empresario y novato escritor. Estudié ADE y después de años trabajando voy a intentar compartir mi conocimiento con todos vosotros. Si necesitas consejos y experiencias sobre este mundillo, no dudes en leerme.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir