Control de calidad definición

Su nombre es "control de calidad". Este último término se refiere a las condiciones que deben cumplirse para que un producto sea consumido y utilizado por usuarios y clientes.

El control de calidad es esencial en todos los procesos industriales, ya que permite supervisar las actividades de producción y eliminar errores, fallos y defectos.

Del mismo modo, el control de calidad permite evaluar la eficacia del sistema y determinar qué procesos pueden mejorarse y cuáles deben corregirse, ya que las causas de estas desviaciones y errores en la fabricación del producto residen en otros procesos y deben encontrarse y corregirse.

La aplicación del control de calidad requiere un diagnóstico de las fases críticas que deben controlarse en el proceso de producción y una herramienta para evaluar dichas fases.

Es importante recordar que el control de calidad no sólo forma parte de la cadena de producción, sino que también tiene lugar dentro de ella mediante procesos de control como la inspección, la verificación visual, las pruebas y el análisis.

Quizás te interesa:Calidad en el servicioCalidad en el servicio

Sin embargo, el control de calidad puede ser realizado en cualquier momento por cualquier empleado de la organización. En otras palabras, el control de calidad es la tarea de todos los que intervienen en la producción de bienes y servicios para detectar defectos y advertir de errores y procedimientos defectuosos.

El control de calidad es una herramienta excelente para medir la eficiencia y la eficacia en la cadena de producción, ya que proporciona información sobre el uso del tiempo y los recursos y verifica las condiciones óptimas en la producción de productos y servicios.

El control de calidad es crucial en la producción de alimentos, no sólo porque afecta a la experiencia del consumidor, sino también porque debe cumplir la normativa sanitaria vigente, supervisada por las autoridades sanitarias nacionales.

En este sentido, el control de calidad incluye, por ejemplo, las siguientes medidas.

  • Proporciones adecuadas de ingredientes por comida.
  • Asegurarse de que los ingredientes estén en buen estado en el momento de la elaboración de los alimentos y no hayan superado su fecha de caducidad.
  • Garantizar la seguridad del personal al manipular alimentos y cumplir las normas de higiene y seguridad.
  • Sellado correcto de los envases.
  • Temperatura óptima de almacenamiento.
  • Condiciones óptimas para la circulación en los respectivos medios de transporte.

Por tanto, hay que controlar muchos procesos para garantizar la calidad global desde la producción hasta el consumidor final.

Quizás te interesa:Plan de calidad ejemploPlan de calidad ejemplo

Esta tarea requiere esfuerzo humano, el uso de sistemas de información, herramientas de comunicación eficaces y avisos a tiempo para detectar desviaciones y evitar pérdidas empresariales.

Sin embargo, no tiene por qué ser una gran empresa la que aplique un sistema de gestión de la calidad; las pequeñas y medianas empresas también pueden evaluar constantemente cada etapa del proceso de producción, registrar los defectos y errores más comunes, corregirlos y mejorarlos gradualmente para conseguir una calidad integral.

La palabra control procede del francés contrôle y tiene varios usos. En este caso, nos hemos centrado en el significado de "comprobar, examinar o evaluar algo". La calidad, en cambio, es un conjunto de propiedades o características inherentes a un elemento. El término suele referirse a algo de especial calidad, es decir, a la perfección o la excelencia.

El control de calidad es el proceso de detectar posibles fallos, defectos o errores en algo.

Estos procedimientos son una práctica habitual en la industria y las empresas para garantizar que los servicios y productos ofrecidos a los clientes cumplen determinados requisitos.

Tomemos, por ejemplo, el caso de una empresa especializada en la fabricación de productos lácteos. Durante el control de calidad, se toman muestras de leche, queso y otros productos y se examinan para detectar la presencia de microorganismos, el sabor, la consistencia, el color, etc. Si el control arroja resultados anormales o negativos, el producto no se vende. Si, por el contrario, los resultados son los esperados, el producto se distribuye a los puntos de venta.

El control de calidad siempre es importante, pero hay ámbitos en los que es inmediatamente necesario para no poner en peligro la vida de los consumidores y usuarios. Si un fabricante de automóviles no realiza un control de calidad adecuado y entrega un vehículo defectuoso, el conductor puede sufrir un accidente grave debido a un defecto mecánico. Si un fabricante de alimentos vende alimentos contaminados, la salud de los consumidores puede verse perjudicada. En cambio, quien compra un pantalón defectuoso puede sentirse engañado, pero no corre peligro.

Por lo que respecta a los alimentos, la automatización del control de calidad es un avance relativamente reciente. Hasta hace unos años, esto lo hacía manualmente un grupo de personas, pero ahora hay sistemas diseñados específicamente para cada tipo de alimento que tienen que realizar una serie de tareas para determinar si la calidad es buena o mala.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Control de calidad definición puedes visitar la categoría Calidad.

Resumen

José

¡Bienvenido a mi humilde blog! Soy José, empresario y novato escritor. Estudié ADE y después de años trabajando voy a intentar compartir mi conocimiento con todos vosotros. Si necesitas consejos y experiencias sobre este mundillo, no dudes en leerme.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir