Costos variables de una empresa

Costos variables de una empresa

Los costes son los gastos económicos en que incurre una organización o empresa para producir o distribuir bienes o prestar servicios. Los costes totales son la suma de los costes fijos y variables.

¿Qué son los costes fijos?

Costos variables de una empresa

Los costes fijos son costes que una organización o empresa tiene y que no fluctúan. Esto se debe a que una empresa no puede prescindir de este tipo de costes, ya que son esenciales para las actividades que lleva a cabo la organización. Por ejemplo, el coste del alquiler de locales comerciales, oficinas y almacenes.

Los costes fijos suelen producirse a lo largo de un periodo de tiempo y son independientes de la producción. Los costes fijos totales de la empresa permanecen más o menos estables en función de si el volumen de producción es alto o bajo.

Estos costes suelen pagarse mensualmente y pueden variar con el tiempo en función de las necesidades y circunstancias de la empresa. Los costes fijos varían en función del número de empleados, el tipo de empresa o los bienes y servicios ofrecidos.

Los costes fijos suelen mostrarse como una línea horizontal porque no fluctúan. Las empresas siempre intentan mantener los costes al mínimo necesario para su crecimiento.

Quizás te interesa:Gastos directos e indirectosGastos directos e indirectos

¿Qué son los costes variables?

Los costes variables son costes propios de una empresa u organización que varían en función del volumen de ventas y del nivel de actividad de la empresa. Los costes variables aumentan cuando aumenta la producción y disminuyen cuando disminuye. Por ejemplo, si una empresa de logística aumenta su flota de camiones, necesitará más combustible para prestar el servicio.

Cuanto mayor sea el volumen de producción, mayores y más variados serán los costes variables. La gestión de los costes variables puede influir considerablemente en la competitividad de una empresa. Con el tiempo, los costes variables pueden estabilizarse y controlarse.

Los costes variables se muestran como una línea creciente (cuanto mayor sea la producción, mayores serán los costes variables totales).

Fernando Carnero, profesor de Contabilidad, Dirección Financiera y Gestión de Costes en el MBA Executive de la Escuela de Negocios de la Cámara de Comercio de Madrid, explica la diferencia entre costes fijos y variables. De forma muy didáctica también transmite qué es el umbral de rentabilidad en una empresa y explica cómo calcularlo de forma sencilla.

¿Qué son los costes fijos y variables?

Costos variables de una empresa

La base de la gestión empresarial es una comprensión clara de los costes que están relacionados con la escala de operaciones y los costes que no están relacionados con la escala de operaciones. Si los costes permanecen estables a pesar de los cambios en el volumen de actividad, se denominan costes fijos; si los costes cambian con el volumen de actividad, se denominan costes variables.

Quizás te interesa:Costes de la empresaCostes de la empresa

Como acabamos de comentar, hay varios puntos a tener en cuenta a la hora de determinar los tipos de costes: fijos y variables.

  1. El análisis anterior está pensado para el corto plazo, ya que a largo plazo puede haber variaciones en todos los costes, incluidos los fijos. Estas últimas suelen variar en incrementos u órdenes de magnitud, de ahí el término economías de escala.
  2. No basta con conocer los nombres de los costes para clasificarlos como fijos o variables. Así, una partida de costes puede pertenecer a costes fijos en una empresa y a costes variables en otra. En cualquier caso, es necesario analizar la relación entre los costes y la escala de la actividad.
  3. En realidad, muchos costes constan de componentes variables y fijos, como la energía y otros consumibles y los costes laborales, que pueden incluir componentes fijos y variables en función de la escala de la actividad.

Una de las principales ventajas de conocer los detalles de los costes fijos y variables de una empresa es la posibilidad de calcular puntos de equilibrio, puntos muertos y umbrales de rentabilidad.

¿Qué es el umbral de rentabilidad y cómo se calcula?

El umbral de rentabilidad puede definirse como la cantidad de ingresos necesarios para cubrir los costes fijos y variables de la empresa, es decir, los costes totales, con un nivel de actividad determinado.

Calcular el umbral de rentabilidad es muy sencillo si se dispone de información suficiente. Existen varios métodos de cálculo, que se indican a continuación.

1. puede calcularse en unidades físicas del bien/servicio. En este caso, hay que conocer el precio de venta por unidad de producto/servicio, el coste variable por unidad de producto/servicio y el volumen de costes fijos. En este caso, la diferencia entre el precio de venta unitario y los costes variables unitarios da el margen de contribución unitario. A partir de estos datos, es posible determinar con qué frecuencia debe obtenerse este margen de contribución, es decir, cuántas unidades del producto o servicio deben venderse, dividiendo los costes fijos por el margen de contribución unitario.

Le daré un ejemplo. Supongamos que dispone de los siguientes datos de una empresa.

Costes fijos: 1.000 unidades de moneda. Precio de venta por unidad: 20 unidades monetarias; Precio de coste variable por unidad: 10 unidades monetarias.

Entonces, el margen de contribución unitario es de 10 unidades monetarias. Por tanto, la fórmula del umbral de rentabilidad se calcula en unidades de producto o servicio.

Punto de equilibrio = costes fijos / margen de contribución por unidad de producto o servicio = 1.000 / 10 = 100 por unidad de producto o servicio.

2. Puede calcularse en unidades monetarias. En este caso es necesario conocer los costes fijos y la proporción de costes variables en relación con el nivel de producción.

Considere el ejemplo anterior. Costes fijos 1.000 unidades monetarias. Los costes variables expresados en unidades monetarias son el 50% de las ventas o el 1% de las ventas en unidades de 0,5 yenes por unidad monetaria de ventas.

Por tanto, el umbral de rentabilidad se calcula en unidades monetarias dividiendo los costes fijos por el margen de contribución por unidad de volumen de negocio.

Punto de equilibrio = costes fijos / contribución por unidad monetaria de facturación = 1.000 / 0,5 = 2.000 unidades monetarias.

3. También puede calcularse a escala temporal. Es decir, el tiempo que se tarda en alcanzar el umbral de rentabilidad, lo que resulta especialmente útil para las empresas de nueva creación y los nuevos proyectos.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Costos variables de una empresa puedes visitar la categoría Coste Indirecto Ejemplo.

Resumen

José

¡Bienvenido a mi humilde blog! Soy José, empresario y novato escritor. Estudié ADE y después de años trabajando voy a intentar compartir mi conocimiento con todos vosotros. Si necesitas consejos y experiencias sobre este mundillo, no dudes en leerme.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir