Tipos de organización empresarial

Tipos de organización empresarial

La estructura organizativa de una empresa puede clasificarse en función de varios factores, como la forma jurídica, el tamaño, la actividad económica, la fuente de capital y el sector económico. El tipo de organización empresarial es el núcleo de la actividad económica de la mayoría de las empresas. Busca satisfacer de alguna manera las necesidades de los individuos y es uno de los factores que sustentan la actividad humana. Las empresas no existen por sí solas, ya que su gestión requiere la participación de muchos agentes diferentes. En esta gestión se identifican los tipos de organizaciones constituidas y sus principales características.

Existen muchos ejemplos de distintos tipos de organizaciones empresariales, en función del tamaño, la forma jurídica, la fuente de capital y el sector.

Modelos de organizaciones empresariales

Tipos de organización empresarial

Para ayudarle a comprender mejor cómo funcionan las organizaciones empresariales, hemos clasificado aquí los distintos tipos de organizaciones empresariales.

Según la forma jurídica En función del tamaño Según los indicadores económicos Origen del capital Según la información facilitada por las bolsas miembros.
Sociedad de responsabilidad limitada Microempresas Productos primarios o extractivos A disposición del público Formal
Cooperativa Pequeñas empresas Sector secundario e industria Privado Informal
Sociedades generales Medianas empresas Terciario o de servicios Mezclar
Sociedad anónima Gran empresa
Sociedad de responsabilidad limitada
Empresa individual

Organización empresarial por forma jurídica

La organización de una empresa según su forma jurídica depende siempre del país en el que esté ubicada. Existen diferentes modelos de empresa en función de la forma jurídica elegida.

  • Sociedades comanditarias: son sociedades con dos tipos de socios. Uno de los socios participa en la gestión y asume toda la responsabilidad, el otro no participa en la gestión y asume la responsabilidad en función de la aportación de capital. El capital puede consistir en acciones o participaciones.
  • Cooperativa: organización económica sin ánimo de lucro cuyo objetivo es el bienestar de sus miembros. Se financia con las cotizaciones de sus miembros.
  • Sociedad colectiva: forma de organización propiedad de varias personas. Todos los socios gestionan la asociación. Los socios de esta empresa tienen responsabilidad ilimitada con su patrimonio, las participaciones son en la sociedad, no en acciones. La empresa opera con el nombre de la sociedad.
  • Sociedad anónima: La responsabilidad se limita al capital aportado. Los propietarios de la empresa son las personas que han adquirido la titularidad y las acciones de la empresa. El número de socios puede oscilar entre dos y veinte.
  • Sociedad de responsabilidad limitada: Este modelo de sociedad se utiliza cuando los socios sólo responden con el capital que han invertido y no con su patrimonio personal.
  • Empresa individual: En este tipo de empresa, el propietario es el único accionista. Esto significa que todos los activos y pasivos le pertenecen.

Así, la raíz de la palabra organización es la palabra griega órganon, que en traducción directa significa "herramienta". Se trata, por tanto, de herramientas que se utilizan para alcanzar un objetivo concreto. Por tanto, la clasificación permite una mejor comprensión.

Quizás te interesa:Cómo se organiza una empresaCómo se organiza una empresa

No obstante, veamos las principales formas de organización.

En este caso, la atención se centra en los objetivos que persigue la organización.

Puede dividirse en tres tipos.

  • Organización empresarial: Es una de las formas más comunes y se trata de una empresa. En este caso, el objetivo último es obtener un beneficio económico. Sin embargo, esto debe ir de la mano de otras cosas relacionadas con el entorno en el que opera la empresa. Esto se aplica a los objetivos sociales y medioambientales.
  • Organizaciones sin ánimo de lucro (ONG): Se trata de organizaciones que persiguen intereses sociales más que económicos. Trabajan para influir en la sociedad, la naturaleza, los grupos desfavorecidos y los países.
  • Por último, existen distintos tipos de organismos gubernamentales, algunos de los cuales prestan servicios públicos. En este sentido, incluyen servicios como la sanidad, la educación y la seguridad.

Aunque existen diferencias entre países, suelen clasificarse en función de factores como el número de empleados, el volumen de negocio y los activos fijos.

Esta clasificación abarca, por tanto, los principales tipos en economías como la española.

Quizás te interesa:Oligopolio ejemplos de empresasOligopolio ejemplos de empresas
  • Microempresas: el tipo más pequeño de empresa. Suelen tener 10 empleados o menos, pero esto puede variar de un país a otro. Por otro lado, tienen un bajo volumen de negocio y también disponen de poca infraestructura y activos fijos. En muchos países, constituyen con mucho la mayor parte de todas las empresas.
  • Pequeñas empresas: suele referirse a empresas con mayor número de empleados que las primeras, pero no tantos como las segundas, como se indica en los siguientes tipos. Normalmente se define sobre la base de no más de 50 empleados. Aunque no son tan numerosos como los primeros, su cuota también es muy elevada. También suelen tener una capitalización y un volumen de negocio más elevados.
  • Medianas empresas: Abreviatura de "PYME" (Pequeña y Mediana Empresa), a menudo descrita junto con otras empresas. Sin embargo, a veces es útil considerarlas por separado. En este caso, el número de empleados puede rondar los 250. Al mismo tiempo, el volumen de activos fijos también es elevado. Además, el tamaño del mercado es considerable y el volumen de negocio también.
  • Grandes empresas: Esta categoría suele incluir empresas de tamaños muy diferentes. Abarcan desde empresas con poco más de 250 empleados hasta otras con varios miles. Muchas de ellas se denominan empresas transnacionales o multinacionales porque suelen operar en más de un país. Tienen un volumen de negocio muy elevado y una gran cuota de mercado.

Existen cuatro tipos de organizaciones, en función de sus actividades y áreas de negocio. Por un lado, hay tres que son tradicionales y, por otro, hay cuatro que se consideran más relevantes para el desarrollo tecnológico.

En este sentido, la clasificación es la siguiente.

  • Industria primaria: incluye las empresas dedicadas a la agricultura, la ganadería o la pesca y la acuicultura. Puede referirse a empresas que realizan un procesamiento mínimo y se centran en la recolección.
  • Industria secundaria: incluye las empresas dedicadas a la fabricación y transformación. Esto incluye a todas las empresas que transforman materias primas en diversos productos.
  • Sector terciario: incluye tanto los servicios privados como los públicos. En este caso existe una gran diversidad dentro del sector. Desde los servicios públicos de la Administración hasta el pequeño comercio, la hostelería y la restauración.
  • Sector cuaternario: sectores relacionados con la tecnología que tradicionalmente pertenecen al sector terciario. Esto se debe a que representan una proporción muy pequeña del total. Hoy en día, con la innovación tecnológica, se considera más razonable tener un sector separado.

Este es probablemente uno de los puntos más importantes. Las personas físicas, que en muchos países se denominan autónomos, no están incluidas. Estos últimos son empresarios individuales que ponen en riesgo todos sus bienes o grupos que forman una comunidad de bienes.

  • Las organizaciones empresariales incluyen las sociedades de responsabilidad limitada y las sociedades anónimas. En ambos casos, los socios sólo responden con el capital invertido. Las empresas unipersonales tienen un único accionista. Por otro lado, existen cooperativas y sociedades comanditarias en las que los socios responden con todo su patrimonio y son trabajadores por cuenta ajena (en las primeras) o socios y trabajadores por cuenta ajena (en las segundas).
  • Las organizaciones sin ánimo de lucro y gubernamentales incluyen asociaciones y fundaciones; las primeras requieren tres miembros y las segundas, una contribución económica. Por otro lado, también están los partidos políticos, las asociaciones y las propias organizaciones estatales.

Por último, veamos algunos ejemplos y su clasificación.

  • Coca-Cola: Se trata de una gran empresa comercial de la industria secundaria cuya forma jurídica es una sociedad anónima o similar.
  • Policía y fuerzas armadas: grandes organizaciones gubernamentales sin ánimo de lucro pertenecientes al sector servicios, en este caso la función pública.
  • Partidos políticos: Un partido político es una organización sin ánimo de lucro de tipo asociativo que actúa como órgano de representación de los ciudadanos.
  • Frutería, una sociedad de responsabilidad limitada con 15 empleados: una pequeña empresa con ánimo de lucro con una actividad de servicios en la que los empleados sólo responden de los activos que invierten.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Tipos de organización empresarial puedes visitar la categoría Empresa.

Resumen

José

¡Bienvenido a mi humilde blog! Soy José, empresario y novato escritor. Estudié ADE y después de años trabajando voy a intentar compartir mi conocimiento con todos vosotros. Si necesitas consejos y experiencias sobre este mundillo, no dudes en leerme.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir